23 noviembre 2014

Categoría: LABORAL
23 noviembre 2014,
 0

Los directores de recursos humanos empiezan a ser conscientes de que el entorno ha cambiado y de que la manera en la que gestionan a las personas tiene que adaptarse a un nuevo entorno. Por eso ya son muchos los que, a diferencia de otros años, empiezan a perder el pudor para hacer afirmaciones como “no podemos permitirnos una plantilla de paquetes y de cómodos que permanecen en el puesto por rutina. Es necesario despedir a los que no están dispuestos a adaptarse”; “si no nos ponemos las pilas los buenos se van a marchar”; o “tenemos que salir de los despachos e implicar a los profesiones en lo que realmente importa”.

Este año sí comienza a importar mantener y cuidar a los mejores. Los responsables de personas se han dado cuenta de que la guerra por el talento no es incipiente, ya está aquí, y están poniendo a punto sus organizaciones. Estos son algunos de los desafíos en los que están trabajando:

 

Entorno laboral:

Revisar los entornos de trabajo mediante la incorporación de una gestión por proyectos que rompa, de manera definitiva, las estructuras jerárquicas. La relación Jefe-empleado es poco a poco sustituida por la de guía y colaborador. Se impone la colaboración en un contexto en el que el ordeno y mando pierde fuelle, animado por una comunicación fluida y un trabajo en equipo sano.

 

Retribución:

Definitivamente ha llegado el momento de recompensar el esfuerzo de los que más aportan al negocio, de apostar por el talento interno y la confianza de los empleados. Las métricas online para objetivar la evaluación son las herramientas para identificar y retribuir a los profesionales que van más allá, cuyo talento supone un valor añadido.

 

Contratación:

Temporales, trabajadores por proyectos e indefinidos van a convivir en el mismo entorno. Los directores de recursos humanos son conscientes de esta amalgama de profesionales que operan bajo diferentes modelos de contratación. Crear políticas que fomenten la implicación y el compromiso también es una de las prioridades.

 

Productividad:

No se trata de trabajar más horas , ni de permanecer más tiempo en el puesto, sino de producir más. Hacer más con menos es uno de los grandes desafíos de los máximos responsables de personas, para lo que considera fundamental un cambio en los estilos de dirección de los Jefes. Gestionar los ambientes de trabajo, las oportunidades de formación y de desarrollo son algunas de sus propuestas para mejorar la productividad y aumentar los resultados.

Tecnología:

La tecnología aplicada a la gestión de personas ha llegado para quedarse. Cada vez son más las herramientas que se incorporan para respaldar unas necesidades y estratégias cambiantes: evaluación, contratación, desarrollo, promoción y relevo generacional. Eliminar la burocracia y aumentar la eficacia es el objetivo.

 

Fuente: El Mundo 23-11-2014

Logo Laboral Noticias

Deja un comentario