29 noviembre 2015
Categoría: EMPRESAS
29 noviembre 2015,
 0

Logo Empresa Noticias

Un hámster corriendo sin parar en la rueda de su jaula. Una imagen que sugiere una sensación compartida por muchos trabajadores ante su jornada. Con un ritmo de vida acelerado y horarios laborales que se alargan, el tiempo es un bien preciado que hay que saber gestionar para no sentirse como un autómata. El factor personal determina dicho cometido, pero las empresas también tienen camino por recorrer.

 

Una gestión del tiempo adecuada es clave para la consecución de los objetivos , pero también para alcanzar un alto grado de satisfacción de los trabajadores,  En pos de la eficacia, cada vez más empresas buscan una estructura aplanada, en la que los departamentos se comunican y gestionan el tiempo de forma aunada: aunque uno corra, si el resto no les sigue, no se avanza.

Frente a la estructura tradicional jerarquizada, con una dirección que ejercía control sobre los trabajadores y donde había más implicación, la pirámide se ha invertido y se caracteriza por jefes apagafuegos y departamentos que compiten entre ellos; lo que produce errores, conflictos y fugas de talento.

 

Ladrones de tiempo

Llamadas, notificaciones en el móvil, correos o jefes y compañeros que interrumpen son algunos de los conocidos “ladrones de tiempo”, una amalgama recurrente en las organizaciones,  capaz  de poner en jaque la productividad.

El correo puede alargar mucho las tareas, por eso algunas de las empresas que van hacia una estructura de las empresas que van hacia una estructura aplanada han establecido un horario para su lectura.

Deja un comentario